100 libros indispensables de la literatura salvadoreña

A finales de enero invitamos a un grupo de intelectuales salvadoreños entre docentes, periodistas, escritores, abogados y divulgadores de la cultura salvadoreña para que nos compartieran una lista de diez libros que consideraran indispensables para la literatura salvadoreña. El propósito de este ejercicio es mostrarle al lector la gran variedad de libros que ofrece la literatura salvadoreña. Recomendaciones indirectas de lo que hay que leer, estas listas son una invitación para expandir nuestras bibliotecas.

Antes de colocar los aportes, comentaremos algunos hallazgos y puntos de encuentro entre las propuestas.

Es improbable que en estas elecciones de libros no se incluyan los clásicos de la literatura salvadoreña, la autora que sobresale es Claudia Lars con sus libros Tierra de infancia, Sobre el ángel y el hombre, Ciudad bajo mi voz y su poesía completa, junto a ella Roque Dalton, Taberna y otros lugares, El turno del ofendido, Las historias prohibidas del pulgarcito y la novela Pobrecito poeta que era yo. Otros de nuestros escritores canónicos que se tomaron en cuenta fueron Salarrué, con Cuentos de barro, Cuentos de cipotes y O`Yarkandal; luego las listas se decantan por Claribel Alegría, Cenizas de Izalco y Esto soy; Lidia Nogales (Raúl Contreras) y su Niebla, Pedro Geoffroy Rivas, Vida, pasión y muerte del anti hombre; Hugo Lindo, Desmesura y  ¡Justicia, señor gobernador!; y Francisco Gavidia, Júpiter y  Sóoter o Tierra de Preseas. Alberto Masferrer también forma parte del listado con el ensayo El mínimum vital y la novela Una vida en el cine, Juan Carlos Cárcamo argumenta con estas palabras la inclusión de la novela en su listado

“…por su representación de la sociedad salvadoreña de principios del siglo 20 y una manera de conocer a este autor más allá de su perfil de ensayista”

Un grupo que no podía faltar es la Generación Comprometida, antes ya se hizo referencia a Roque Dalton, pero además figuran Manlio Argueta, Un día en la vida; Ricardo Castrorrivas (Grupo Piedra y Siglo) Puro pueblo y Teoría Para Lograr la Inmortalidad y otras teorías , sobre este último el poeta Josué Andrés Moz comenta:

“Con este libro de Ricardo Castrorrivas me dejo caer de lleno en mis primeras lecturas y, por lo tanto: en mis primeros momentos de asombro. Ricardo en este título que engloba cuentos que transitan entre lo realista y lo neo-fantástico, concluyendo en textos más cercanos a la prosa poética, nos lleva por escenarios dispares, en donde el humor cumple un papel fundamental. Cargados de mucha inteligencia, elegancia y de resoluciones en muy poco espacio, […]”

El poeta Roberto Armijo no pasa desapercibido, El asma de Leviatán y El pastor de las equivocaciones son sus libros recomendados.

Por otro lado, solamente hubo lugar para dos antologías: el proyecto Torre de babel. Antología de la poesía joven salvadoreña de antaño  de Vladimir Amaya y el Índice antológico de la poesía salvadoreña elaborado por David Escobar Galindo, de este escritor la poeta María Cristina Orantes incluyo el poema “Duelo ceremonial por la violencia” dentro de estas lecturas indispensables ya que lo considera fundamental, aunque no se trata de un libro, Orantes pondera el poema como trascendental.  

Otro de los géneros que aparece con menor frecuencia es el de la dramaturgia, además del ya mencionado Júpiter de Francisco Gavidia, solo tres textos más se mencionan Luz negra de Álvaro Menéndez Leal, El candidato una comedia de José María Peralta Lagos y La audiencia de los confines escrito por Jorgelina Cerritos.

De toda la obra de Alfonso Kijadurías el libro más entrañable para el grupo de lectores es Estados sobrenaturales y otros poemas. El poeta Alfonso Fajardo menciona una novela aún inédita de Kijadurías:

“Aún inédita, y con un aproximado de 550 páginas, esta novela representa lo mejor del estilo barroco. Heredera de las grandes obras de Lezama Lima y de Severo Sarduy, pero con ingredientes salvadoreños, este libro es un verdadero festín de poesía, una verdadera orgía de placeres literarios que, cuando se publique, seguramente dará mucho de qué hablar.”

Por ser de los pioneros en el tratamiento estético de temas que tengan que ver con la disidencia sexual era infaltable la figura de Ricardo Lindo y el poemario Injurias, en palabras de Josué Andrés Moz:

“[…] al hablar de Injurias de Ricardo Lindo, se liberan numerosos caminos para abordar una considerable cantidad de autores que tratan el mismo tema que este poeta en su libro-objeto. Al decidir qué libro dentro de la temática de la diversidad sexual podría incluir en el listado, me topé con largas discusiones con amigos y amigas, asiduos lectores que me ayudaron a llegar a la conclusión que Injurias tenía su puesto ganado, por haber sido el primer libro cuya unidad temática íntegra fuera un abordaje abiertamente homosexual, respecto a la diversidad en un país conservador e hipócrita como El Salvador. El conjunto de poemas se vale de un lenguaje directo, con metáforas ocasionales y bastante diáfanas, lo cual se apoya a su vez en el humor y en una ternura desbordante; elementos que saben convivir con mucha naturalidad dentro del ecosistema poético del autor.”

En cuanto a los escritores contemporáneos de novela las listas apuntan a Horacio Castellanos Moya, Mauricio Orellana Suarez, Berné Ayala, el fallecido Rafael Menjívar Ochoa y a Carmen González Huguet.

Los más jóvenes también se hacen un hueco desde ya en la memoria de lo indispensable, en su mayoría son autoras, por ejemplo  Krisma Mancía, Teresa Andrade y Ana Escoto.

Este ha sido el recorrido a grandes rasgos, aquello que se vislumbra en la superficie de lo entrañable y lo primordial de la literatura salvadoreña. Será un ejercicio interesante revisar estas propuestas en el futuro y averiguar cuáles soportaron las inclemencias del olvido.

***El Kompa

María Cristina Orantes (1955). Abogada y poeta

Tierra de infancia — Claudia Lars

 Noviembre — Jorge Galán

O-Yarkandal — Salarrué

Niebla — Lidia Nogales

Los héroes tienen sueño —Rafael Menjívar Ochoa

Puro pueblo —Ricardo Castrorrivas

Vida, pasión y muerte del anti-hombre — Pedro Geoffroy Rivas

Palabra de diosa — Carmen González Huguet

Duelo Ceremonial por la Violencia — David Escobar Galindo

Torre de Babel Antología de la poesía joven salvadoreña de antaño —  Vladimir Amaya

///

Luis Alvarenga (1969). Filósofo, académico y escritor.

El asma de Leviatán —   Roberto Armijo

Esto soy — Claribel Alegría

Desmesura — Hugo Lindo

Luz negra — Álvaro Menen Desleal

Taberna y otros lugares —  Roque Dalton

O’Yarkandal — Salarrué

Sobre el ángel y el hombre — Claudia Lars

El verbo amar — Matilde Elena López

Estados sobrenaturales — Alfonso Kijadurías

Pobrecito poeta que era yo — Roque Dalton

///

Claudia Herodier (1950). Poeta


Jícaras tristes — Alfredo Espino

Cuentos de cipotes — Salarruè

Cuentos de barro — Salarrué

Tierra de infancia — Claudia Lars

Índice antológico de la poesía salvadoreña — David Escobar Galindo

Júpiter — Francisco Gavidia

Luz negra — Álvaro Menéndez Leal

Un día en la vida — Manlio Argueta

Una grieta en el agua — David Escobar Galindo

Algún libro de poemas de Roque Dalton

///

Carlos Cañas Dinarte (1971). Académico

Ciudad bajo mi voz — Claudia Lars

El sueño del retorno — Horacio Castellanos Moya

Cuentos sucios — Jacinta Escudos

Estados sobrenaturales y otros poemas — Alfonso Quijada Urías

Mediodía de frontera — Claudia Hernández

La Audiencia de los Confines — Jorgelina Cerritos

El mínimum vital — Alberto Masferrer

La habitación al fondo de la casa —  Jorge Galán

Cuentos de barro —  Salarrué

Política cultural del martinato —  Rafael Lara Martínez

///

Alfonso Fajardo (1975). Poeta y abogado

Los Estados Sobrenaturales y otros poemas — Alfonso Kijadurías

Taberna y Otros Lugares  — Roque Dalton

Sóoter o Tierra de Preseas —  Francisco Gavidia

Cuentos de Barro  — Salarrué

Helechos  — Rolando Costa

Cuentos del Alfabeto —  José María Méndez

Luz Negra — Álvaro Menen Desleal

El asco — Horacio Castellanos Moya

Trenes — Miguel Ángel Espino

SIVELA —  Alfonso Kijadurías

///

 Juan Carlos Cárcamo (1972). Poeta

Cuentos de Cipotes — Salarrué

Un día en la vida  — Manlio Argueta

Una vida en el cine —Alberto Masferrer

¡Justicia, señor gobernador! — Hugo Lindo

Júpiter  — Francisco Gavidia

Luz Negra — Álvaro Menéndez Leal

La Balada de Anastasio Aquino — Matilde Elena López

Las historias prohibidas del pulgarcito — Roque Dalton

El rostro en el espejo — Carmen González Huguet

Una grieta en el agua  — David Escobar Galindo

///

Lourdes Ferrufino (1992). Docente y poeta

Gravísima, altisonante, mínima, dulce e imaginada historia — Alfonso Kijadurías

Meridiano de orquídea y niebla — Lilian Serpas

La habitación — Jorge Galán

Parqueo para sombrillas — Osvaldo Hernández

La era del llanto — Krisma Mancía

El desencanto — Jacinta Escudos

Tufo — Vladimir Amaya

Palabra de diosa — Carmen González Huguet

La dama de los velos — Mauricio Orellana Suárez

Canta corazón y canta — Liliam Jiménez

///

Luis Borja (1985). Académico y poeta

Júpiter — Francisco Gavidia

Cuentos de Barro — Salarrué

El Candidato — José María Perlata Lagos

Hombres contra la muerte — Miguel Ángel Espino

Patria Exacta — Oswaldo Escobar Velado

Historias Prohibidas del pulgarcito — Roque Dalton

Puta Vieja — Melitón Barba

El asco — Horacio Castellanos Moya

Si te pudiera mentir — Berne Ayala

Noviembre — Jorge Galán

///

María José Saavedra (1985). Periodista

Cuentos de Barro — Salarrué

Claudia Lars Poesía completa tomo I y II

Luz Negra — Álvaro Menen Desleal

Un día en la vida — Manlio Argueta

El pastor de las equivocaciones — Roberto Armijo

Cenizas de Izalco — Claribel Alegría

El turno del ofendido — Roque Dalton

Injurias — Ricardo Lindo

Historia para dibujarse la piel — Teresa Andrade

De los problemas de enamorarse — Ana Escoto

///

Josué Andres Moz (1994). Poeta y gestor cultural

Cuentos de Barro – Salarrué, 1933

La diáspora – Horacio Castellanos Moya, 1989

Las Historias Prohibidas del Pulgarcito – Roque Dalton, 1979

Mediodía de Frontera – Claudia Hernández, 2002

Puro Guanaco – Salvador Juárez, 1977

Teoría Para Lograr la Inmortalidad y otras teorías – Ricardo Castrorrivas, 1972

Estados Sobrenaturales – Alfonso Kijadurías, 1971

Injurias – Ricardo Lindo, 2004

Helechos – Rolando Costa, 1972

Luz NegraÁlvaro Menen Desleal, 1962

Roger Guzmán (1981). Poeta

Taberna y otros lugares – Roque Dalton

Los nietos del jaguar – Pedro Geoffroy Rivas

La casa en marcha – Carlos Santos

Puro guanaco – Salvador Juárez

Diario de invierno – René Rodas

El día interminable – Jorge Galán

Patria exacta – Oswaldo Escobar Velado

La balada de Lisa Island – René Rodas

1 comentario en “100 libros indispensables de la literatura salvadoreña”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s